Recuerdos inolvidables de éstas dos décadas que marcaron un antes y un después en el cristianismo...

Reflexión: Amistad


La amistad es un valor universal. Está claro que
difícilmente podemos sobrevivir en la soledad y el
aislamiento. Necesitamos a alguien en quién confiar, a
quién llamar cuando las cosas se ponen difíciles, y
también con quien compartir una buena película. Pero
¿Qué es la amistad? ¿De qué se compone? ¿Cómo tener
amistades que duren toda la vida?
Caerse bien
Las amistades suelen comenzar de imprevisto, y muchas
veces sin buscarlas. En el camino de la vida vamos
encontrándolas. Y todo comienza porque alguien "nos cae
bien".
Convicciones, sentimientos, gustos, aficiones,
opiniones, ideas políticas, creencias, religión son
algunos de las cosas en común que pueden hacer que nos
hagamos amigos de alguien.
Sentirse a gusto con una persona, conversar y
compartir sentimientos es el principio de eso que
llamamos amistad.

¡¡Algo en Común!!
La amistad es un cariño, un apreciarse que promueve un
dar, un darse y para ello es necesario encontrarse y
conversar.
Después, con el tiempo, la amistad puede desarrollarse
en profundidad y en extensión mediante el trato, el
conocimiento y el afecto mutuos.
La amistad no puede desarrollarse sin estabilidad. Por
eso cuando dejamos de ver durante muchos años a
nuestros amigos, a veces nos enfrentamos a que parecen
personas totalmente diferentes, o simplemente no se
pasa de un diálogo superficial que deja un mal sabor
de boca. La amistad es algo que requiere estabilidad
en el trato.

¡¡Tratarse!!
Conocer bien al amigo es saber de su historia pasada,
de sus quehaceres actuales y de sus planes futuros; y
del sentido que da a su vida, de sus convicciones; y
de sus gustos y aficiones, y de sus defectos y
virtudes. Es saber de su vida, de su forma de ser, de
comprenderse; es... comprenderle.
Comprender al amigo es meterse en su piel y hacerse
cargo.

¡¡Desinterés!!
Ser amigo de verdad no es fácil, pero vale la pena el
esfuerzo. Es un gozo tener amigos de verdad: estar con
ellos, charlar, ayudarle o ser ayudad y disfrutar y
alegrase con ellos ¡poder contar con ellos! Aunque
cueste, vale la pena el esfuerzo que requiere ser un
amigo.

¡¡Tenerse confianza!!
No solamente se cree lo que dice el amigo, hay que
creer en él. Tener confianza en el amigo significa que
tenemos la seguridad moral de que responderá
favorablemente a as esperanzas de amistad que
depositemos en él.
La confianza mutua hace posible la autenticidad.

No hay riqueza más valiosa que un buen amigo seguro.
Ser leal supone ser persona de palabra, que responda
con fidelidad a los compromiso que la amistad lleva
consigo. Leales son los amigos que son nobles y no
critican, ni murmura, que no traicionan una
confidencia personal, que son veraces. Son varaderos
amigos quienes defienden los interés y el buen nombre
de sus amigos. 
Ser leal también es hablar claro, ser franco. Debemos
también ser leales en corregir a un amigo que se
equivoca.

¡¡Mantener las amistades!!
Las amistades se cultivan, maduran. Es fácil hacer
amigos, pero es mucho más difícil mantenerlos. La vida
pone a prueba la generosidad, la lealtad, el
agradecimiento, y no siempre se sale bien de ella. 

Conclusión
La amistad es tan importante para el desarrollo
humano, su estabilidad y el mejoramiento de la
sociedad que es un verdadero valor, que debemos cuidar
y fomentar.-
¡¡FELIZ DÍA DEL AMIGO!!

0 comentarios:

Gracias por Seguir este Sitio

Publicaciones Populares